¿ Qué es lo más importante de nuestras vidas ?

images

¿Como puede algo innato a nosotros, -una parte integrante de nuestro verdadero ser- ser tan difícil de alcanzar? ¿Por qué tanta infelicidad si estábamos dotados para la felicidad? Si “el Reino de los cielos” está dentro de nosotros, ¿porqué a menudo “nos sentimos como en el infierno”? ¿Como podemos liberarnos de los lodos de la no-paz que hacen que nuestro camino hacia la paz interior parezca tan arduo, como la melaza contrayéndose en un día frío? Es bueno saber que esa paz, felicidad, alegría, amor y éxito son intrínsecos a nuestro espíritu humano. Pero ¿qué pasa con toda la ira, la tristeza, la desesperación, la vanidad, los celos, la ansiedad y los pequeños juicios diarios que amortiguar el sonido prístino del silencio en nosotros? ¿Existe realmente una manera de deshacerse del lodo y ser libre? ¿Danzar sin impedir la alegría? ¿Amar a todos los seres vivos? ¿Vivir en nuestragrandeza y cumplir nuestro potencial más elevado? ¿Convertirse en un canal de la gracia y la belleza en el mundo?

Muchos de nosotros hemos sido educados para compaginar lo mundano e incluso el cumplimiento espiritual, con el “trabajo duro”, “mantener la nariz en la muela”, “vivir con el sudor de nuestra frente”, y otros rigurosos axiomas heredados de una cultura impregnada de la ética religiosa.

De acuerdo con este punto devista, el éxito requiere sufrimiento, afán, y esfuerzo: “sin dolor, no hay beneficio”. Pero, ¿Qué hemos conseguido con todo ese esfuerzo y dolor? ¿Estamos verdadera y profundamente en paz? No.

Todavía tenemos la culpa interior, la vulnerabilidad a las críticas de alguien, el querer estar seguros, y los resentimientos que supuran.

¿Estamos dispuestos a imaginar una nueva vida para nosotros, que esté caracterizada por el éxito sin esfuerzo, libres de resentimientos, y sintiendo gratitud por todo lo que le nos pasa, inspiración, amor, alegría, y con soluciones gano-gano, felicidad y expresión creativa? Uno de los mayores obstáculos para la felicidad, nos dice, es la creencia de que esto no es posible:

“Tiene que haber trampa”;

“Es demasiado bueno para ser verdad”;

“Le puede pasar a los demás, pero no a mí”.

Fuente: Dejar Ir: El Camino De La Entrega. de el Dr. David R. Hawkins

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *