Fitoterapia: Plantas que curan

Fitoterapia: Plantas que curan

 

La fitoterapia consiste en el uso de los extractos derivados de las plantas para el tratamiento y prevención de enfermedades. Se trata de una práctica médica basada en la ciencia y, por lo tanto, se distingue de otros enfoques más tradicionales, como la herbolaria médica, que se fundamenta en una estimación empírica de los efectos de las hierbas medicinales, y que a menudo se vincula con conocimientos tradicionales o populares.

 

La fitoterapia como ciencia se fundamenta en el hecho de que existen numerosas pruebas y estudios farmacológicos de preparados fitoterapéuticos específicos con efectos beneficiosos para la salud. La interpretación y aceptación de tales pruebas para prácticas fitoterapéuticas es diversa, aunque lo cierto es que el arte de usar el extracto de las plantas para sanar se remonta hasta tres mil años antes de Cristo, según diversos registros.

 

El conocimiento de las propiedades terapéuticas de las plantas se encuentra en auge debido a los descubrimientos constantes de nuevas especies de plantas, que hacen que día a día se sumen importantes investigaciones clínicas y se descubran o confirmen numerosos efectos farmacológicos.

 

A continuación recogemos algunos de los importantes beneficios para nuestra salud, que nos ofrecen las plantas.

 

Contra la tensión alta, espino albar

Son muchas las personas de cierta edad que padecen problemas de hipertensión, un problema de salud que implica una medicación diaria que no todos los pacientes llevan bien. Los antihipertensivos pueden causar mareos, alteraciones del sueño, dolores de cabeza, depresión e impotencia. Las personas que los toman creen que estos síntomas son debidos a su elevada tensión arterial, cuando en realidad pueden deberse al medicamento, según recoge el portal especializado ‘El Corro del Sol’.

 

El espino albar (Crataegus monogyna) es rico en flavonoides y taninos y modera la tensión arterial alta. Para obtener resultados es necesario un tratamiento constante a razón de dos tazas de infusión diarias. Los síntomas cardiacos comienzan a mejorar notablemente a partir del mes y medio de toma. También se puede consumir en cápsulas de extracto seco, hasta una dosis total de 900 mg diarios, divididos en dos o tres tomas.

 

¿Jaquecas? Pásate a la menta 

 

Los analgésicos son los medicamentos más vendidos. Sin embargo, este tipo de medicación puede suponer un riesgo de hemorragia digestiva para algunas personas, especialmente cuando no se toma previamente un protector de estómago. La menta (Mentha piperita) se emplea para combatir las jaquecas. Se recomienda utilizar una parte de aceite esencial diluida en nueve de alcohol y realizar un masaje circular en las sienes con unas gotas. Se puede aplicar sobre cualquier zona dolorida del cuerpo.

 

Que no te pueda el estrés, toma Ginseng

El estrés es uno de los trastornos más frecuentes de la sociedad de consumo. El trabajo, las responsabilidades, la competitividad extrema y las preocupaciones llevan a muchas personas a padecer trastornos de ansiedad. Las benzodiacepinas pueden causar adicción y problemas hepáticos y nerviosos. El ginseng (Panax ginseng) es una planta adoptógena que ayuda a mantener la sensación de control en situaciones de estrés y favorece el funcionamiento del sistema inmunitario. Se utiliza la raíz, cuyos componentes incrementan la actividad cerebral, pero no la excitación nerviosa. Por otro lado, mejora el rendimiento y la resistencia física. Se recomienda tomar de uno a tres comprimidos de 500 mg por la mañana, después de desayunar y durante cuatro o seis semanas, tras las cuales se debe descansar dos meses.

 

El ajo es salud

Como ya señalamos en la anterior entrada de este blog, el ajo posee múltiples propiedades para nuestro organismo. Los niveles altos de colesterol en sangre se relacionan con el riesgo de sufrir infartos y enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de muerte en España. Los médicos prescriben estatinas para bajar el colesterol, pero también tienen efectos secundarios, como dolores musculares, cansancio, insomnio y alteraciones de la memoria. El ajo (Allium sativum) no provoca una bajada comparable a los medicamentos de síntesis, pero reduce eficazmente el colesterol, favorece el control de la tensión arterial, es anticoagulante y tiene propiedades antioxidantes. La dosis diaria recomendada es un diente de ajo crudo.

 

Diente de león y siéntete más ligero

Las hojas frescas de diente de león (Taraxacum officinale) se pueden añadir a las ensaladas durante el invierno como laxante. Licuadas, se administran en dosis de hasta 20 mililitros, tres veces al día, como diurético. La tintura de raíz se receta para los trastornos relacionados con el hígado y para recuperarse de una gran ingestión de alcohol o grasa animal.

Alimentos para una vida larga y feliz

Alimentos para una vida larga y feliz

 

Desde Escuela Natural queremos daros la bienvenida a este blog que ponemos hoy marcha y desde el que hablaremos sobre las últimas novedades relacionadas con la naturopatía, dietoterapia y nutrición, osteopatía, reflexología, acupuntura y demás cuestiones de interés sobre terapias y medicinas naturales. Queremos que esta bitácora se convierta en una plataforma práctica, divertida y útil, abierta a la participación y el diálogo en la que podáis plantear vuestras dudas, consejos y opiniones.

 

Queremos arrancar con un tema siempre interesante: la alimentación. En concreto, qué alimentos contribuyen a alargar la vida y nos aportan felicidad y bienestar en nuestro día a día. Uno de los pilares básicos para una vida saludable es una alimentación equilibrada. Ya lo dicen los ingleses ‘an apple a day keeps the doctor away’. A continuación recogemos algunos de los alimentos que, debido a sus múltiples propiedades, mejoran nuestra salud y estado anímico.

 

La granada

Rica en polifenoles, esta fruta destaca por su enorme poder antioxidante, tres veces superior al vino, el té verde, la naranja o la manzana. Ya sea en zumo o desgranada, actúa como un potente elixir anti envejecimiento. También es conocida por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias. No engorda, ya que solo aporta 65 calorías por cada cien gramos. También es rica en vitamina B y C, contiene fibra y es muy digestiva. Además, refuerza el sistema inmunológico, aumentando las defensas contra los resfriados y la gripe.

 

Las lentejas

Esta legumbre guarda el secreto de una larga vida feliz. Los pueblos que baten récords de supervivencia incluyen las lentejas en su dieta, como poblados del Mediterráneo y Japón. Son una gran fuente de proteínas y también de hidratos de carbono, en concreto son ricas en almidón, un tipo de carbohidrato que proporciona gran cantidad de energía. Son bajas en calorías y su contenido en fibra ayuda a reducir el colesterol, a mantener los niveles de azúcar en sangre estables y prevenir el estreñimiento. Además, son un alimento saludable para el corazón,

 

 

El aguacate

Su alto contenido de vitaminas ayuda a prevenir muchas enfermedades que, por lo general, se dan en la etapa adulta, lo que se traduce en un aumento de probabilidades de alargar la vida. El aguacate posee vitaminas A, B1, B2, B3, B6, D y potasio, ayuda a controlar  la presión sanguínea y el ritmo cardíaco, previniendo de infartos o cualquier enfermedad cardiaca.

 

El ajo

Consumir un diente de ajo por día (preferiblemente crudo) protege el cuerpo contra el cáncer y las enfermedades cardiacas. Consumir al menos uno por semana reduce el riesgo de contraer cáncer de colón. Se trata de un alimento con muchos beneficios para desintoxicar el organismo y combatir enfermedades. De hecho, el ajo crudo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas y depurativas, debido a que contiene un compuesto llamado alicina, que actúa contra numerosos virus y bacterias, además de su poder antioxidante.

 

El limón

El zumo de limón es rico en flavonoides, aceites esenciales, minerales y vitamina C, que ayuda a reforzar las defensas del organismo para evitar enfermedades, sobre todo de las vías respiratorias. Es un gran eliminador de toxinas y un poderoso bactericida. Hay también quien recomienda tomar un poco de zumo de limón con agua en ayunas, ya que es un diurético natural y tiene un efecto alcalino que ayuda a equilibrar el PH de nuestro cuerpo.

 

La miel

Tomada por la noche ayuda a conciliar el sueño y dormir mejor, y aumenta los niveles de seratonina, la llamada hormona de la felicidad, lo que se traduce en un mejor estado de ánimo. Puede tomarse sola o mezclada con leche, zumos o infusiones. La jalea real es beneficiosa en aquellos casos en los que se requiere un soporte energético y reconstituyente, así como una optimización de las funciones del organismo.