Remedios naturales contra el catarro

Remedios naturales contra el catarro

A pesar de que están descendiendo los casos de gripe, según confirman las autoridades sanitarias, lo cierto es que todavía siguen siendo muchas las personas afectadas por el virus de la gripe y lo que se conoce como resfriado común. Estamos en plena época de catarros y desde Escuela Natural queremos proponeros algunos remedios sencillos, naturales y caseros para combatir este tipo de afecciones.

Remedios naturales contra el catarro
Remedios naturales contra el catarro

 

 

Existen multitud de infusiones, alimentos y recetas naturales que podemos tomar para sentirnos mejor y echarle una mano a nuestro sistema inmune. Los alimentos y las plantas son nuestros aliados naturales y sus excelentes propiedades pueden sanarnos sin efectos secundarios.

Lo cierto es que tanto el resfriado como la gripe son causados por un virus, por lo que, por norma general, los especialistas no suelen recetar antibióticos. Con todo, si los síntomas persisten con intensidad los primeros cuatro días es conveniente visitar a un doctor para estudiar un tratamiento personalizado.

A continuación recogemos algunos de los remedios naturales más eficaces contra gripes, catarros y resfriados. Nuestras abuelas ya los empleaban y por algo sería.

 

Jenjibre: la raíz antigripal

Los ingleses la toman casi a diario en invierno y quien haya visitado el Reino Unido por estas fechas o vivido allí por un tiempo habrá visto esta raíz en la sección de verduras de todos los supermercados y tiendas de barrio. El jengibre tiene unas increíbles propiedades analgésicas que aportan un bienestar casa de forma instantánea. También es antiperético (hace disminuir la fiebre) y antibacteriano.

Puedes preparar una sencilla infusión de la siguiente forma: pela el jengibre y córtalo en trozos pequeños. Ponlo en un almirez o mortero, machácalo bien y añade un buen chorro de limón. Hierbe agua, viértela en una tetera y pon la mezcla en el filtro. Espera a que se enfríe un poco y añade miel, un expectorante natural que ayuda a eliminar las flemas. Pura vitamina C contra el catarro que te hará sentir mejor al instante.

 

Hidrátate y cúrate

Ya sean bebidas calientes y reconfortantes (tanto infusiones que combaten los síntomas de la enfermedad como un vaso de leche antes de dormir) y otros líquidos (agua en abundancia, zumos naturales, batidos de verdura, etc.). Beber mejora el estado general del organismo y contribuye a curarse antes, ya que una buena hidratación es sinónimo de salud. Además, el agua es el mucolítico natural más eficaz.

 

Vapores de eucalipto como los de la abuela

Esta planta medicinal está especialmente recomendada para enfermedades que afectan a las vías respiratorias o generan irritación de la garganta, como es el caso de la gripe. Sus propiedades expectorantes ayudan a respirar mejor y calman la garganta y el pecho. Como hacían nuestras abuelas, prepara una vasija grande, vierte agua muy caliente en ella, echa un poco de aceite y unas hojas de eucalipto. Sitúate sobre la vasija, inclina la cabeza y cúbrela con una toalla para respirar bien el vapor curativo. Además, las hojas de eucalipto son ricas en eucaliptol, un antitusivo con propiedades mucolíticas que favorece la secreción y calma la irritación.

 

Equinácea: tómala en cuanto notes los primeros síntomas

Según indican investigaciones y estudios científicos, tomar suplementos de esta hierba al notar los primeros síntomas de un resfriado contribuiría a reducir el malestar y acortaría la duración del catarro. De hecho, las flores y hojas de esta planta se emplean para elaborar medicamentos.

La equinácea estimula el sistema inmunológico (es un antibiótico natural capaz de activar la producción de glóbulos blancos) y se usa sobre todo para combatir el resfriado común y otras afecciones de las vías respiratorias. También puede tomarse en infusiones y zumos.

Alimentación Antievejecimiento

ALIMENTACION ANTIENVEJECIMIENTO

alimentacion-antievejecimiento1
Alimentación Antievejecimiento

Pocas dudas existen ya de la incidencia de la alimentación en la salud y, sobre todo, en su influencia en la longevidad. Esto, que cae por su peso, ha sido “descubierto” recientemente por la medicina oficial y un tesoro para el naturismo que ya, desde hace más de un siglo, recomendaba las bondades de una alimentación de acorde a la naturaleza para prolongar la vida y su calidad.

Pues bien, la cuestión es: ¿qué factores debe observar una alimentación orientada a mejorar, no solo la calidad sino, la cantidad de vida? En mi opinión, después de mi experiencia profesional de algunos años, me atrevo a resaltar algunos de ellos que, considero vitales, y son: 1) estimulación hepática,2) corrección de ph,3) higiene intestinal,4) control de glucemia y 5)control de radicales libres.

En cuanto a la estimulación hepática, huelga decir lo necesario del funcionamiento de este órgano vital que realiza incansables tareas que nos permiten, entre otras cosas, mantener un buen equilibrio tóxico a nivel general y, bien balanceado, nuestro ritmo vital. La ingesta de hojas verdes de carácter amargo, el uso de plantas con principios azufrados, el uso de aminoácidos también azufrados y la resolución de los conflictos de tipo emocional, nos permitirán no sobrecargar un órgano tan preciado y necesario.

En cuanto a la corrección del pH basta decir lo necesario de cuidar la alimentación, incluyendo abundantes productos fresco de origen vegetal (los vegetales cocidos no poseen la capacidad de alcalinizar que sí tienen los alimentos crudos). En ocasiones suelo recomendar el pasar tres días seguidos con una alimentación cruda, a base de ensaladas vegetales crudas y frutas frescas (no solo zumos). Es evidente que no en la misma ingesta. En invierno o épocas frías, dado el bajo poder energético de los vegetales crudos, recomiendo el uso de infusiones para aportar ese calor necesario.

La higiene intestinal es vital. El buen funcionamiento del intestino (tanto a nivel digestivo, el intestino delgado, como a nivel de eliminación, el cólon) requiere de nosotros un correcto uso de la alimentación y de las emociones (el cólon somatiza la humillación, tan normal en el sistema en el que nos desenvolvemos). La abundancia de fibras con efecto probiótico, permitirá la regeneración de una biota que nos permitirá mantener un sistema inmunitario eficaz y potente. Hay que normalizar las evacuaciones, aunque para ello nunca suelo recomendar el uso de laxantes, sino, llegando más hacia el fondo, estimular la motilidad intestinal de formas más suaves y menos agresivas.

El control de la glucemia se hace imprescindible, ya que, de ello dependerá el delicado equilibrio energético corporal. Menos glucosa significa menos energía, mucha glucosa significa mucha insulina y mucha (normalmente) formación de grasa de reserva. Es cierto que hay organismos capaces de “quemar” todo lo que se le eche, pero no es el caso de la mayoría. En todo caso, los desequilibrios en los niveles de glucosa, provocan agresiones contínuas a las glándulas suprarrenales y, por ende, nos restan calidad de vida y cantidad de vida.

Y qué decir de la oxidación o formación de radicales libres. La oxidación está detrás de, prácticamente, todas las enfermedades degenerativas. Los radicales libres aumentan a nivel orgánico por dos razones: exceso de producción ó escasa eliminación y control. El drenaje resulta útil, por tanto, para conseguir un equilibrio en este sentido. Sírvase recordar que, uno de los procesos biológicos donde más radicales libres de producen es la digestión. De ahí la necesidad de optimizarla y acortarla.

De todo lo dicho deducimos que, para mejorar nuestra vida, debemos adherirnos a un patrón de vida sencilla, digestión sencilla y un buen reglaje emocional. En su conjunto, esas cosas nos permiten disfrutar de una existencia larga y, ante todo, productiva.

SALVADOR MOLINA CABEZAS

PROFESOR DE “ESCUELA NATURAL” DE MURCIA.

TEL 968079771 – 637861827.

Los orígenes de la osteopatía

Los orígenes de la osteopatía

Si en nuestra anterior entrada profundizamos sobre la osteopatía visceral (aquella que se centra en órganos de nuestro cuerpo como el hígado, el estómago y los intestinos, entre otros), en este nuevo post vamos a adentrarnos en los orígenes de la osteopatía y la biografía de su fundador.

Recordando la definición de osteopatía, lo más significativo de esta forma distintiva de atención médica es su concepción del cuerpo como un todo. Así, este método de sanación articula sus preceptos partiendo de una filosofía holística en la que todos los sistemas del cuerpo están interrelacionados y son dependientes unos de otros. No se trata únicamente de localizar el problema específico y aislado que el paciente señala, sino que, a través de técnicas manuales, el osteópata equilibra los distintos sistemas del organismo, favoreciendo un estado de salud general óptimo.

Pero, ¿quién fue el fundador de la osteopatía? Esta filosofía de sanación fue desarrollada en 1874 por el doctor estadounidense Andrew Taylor Still, que fue pionero en el concepto de ‘bienestar’ y reconoció la importancia del tratamiento de la enfermedad en el contexto de todo el cuerpo.

Biografía

Para conocer mejor los orígenes de la osteopatía es conveniente acercarnos a la biografía de su fundador. Still nació en una cabaña de madera en el condado de Lee, Virginia, en 1828. Ya de pequeño tuvo clara su vocación y decidió seguir los pasos de su padre (ministro metodista y médico rural) para convertirse igualmente en doctor.

Tras cursar la carrera de Medicina y ayudar a su padre como aprendiz durante un tiempo, se convirtió oficialmente en doctor (su licencia lo habilitaba para ejercer la ciencia médica en el estado estadounidense de Missouri). Completó su formación con cursos adicionales en el Colegio de Médicos y Cirujanos en Kansas City, a comienzos de la década de 1860. Destaca dentro de su biografía sus servicios como cirujano para el Ejército de la Unión durante la Guerra Civil.

Still consiguió sobrevivir a la Guerra Civil, pero el peor golpe que recibiría en su vida estaba aún por llegar: la muerte de tres de sus hijos de una epidemia de meningitis en el año 1864. A raíz de este trágico suceso, desarrolló una perspectiva crítica y concluyó que las prácticas médicas ortodoxas de su época eran frecuentemente ineficaces y, en ocasiones, hasta perjudiciales.

El paciente en su totalidad

Still tenía ahora un claro objetivo: hallar nuevas y mejores formas de tratar a los enfermos. Para ello, se dedicó a la investigación y la observación clínica durante los siguientes diez años, lo que le llevó a considerar el sistema musculoesquelético desempeñaba un papel vital en la salud y la enfermedad. De hecho su conclusión iba más allá y sostenía que el propio cuerpo contenía todos los elementos necesarios para mantener la salud, si éste era estimulado de la manera adecuada.

En concreto, Still creía que mediante la corrección de problemas en la estructura del cuerpo, a través del uso de técnicas manuales (lo que en la actualidad se conoce como la medicina de manipulación osteopática), la capacidad del cuerpo para funcionar y curarse a sí mismo podría mejorar notablemente.

También fue propulsor de la idea de la medicina preventiva y fue un forme defensor de la filosofía que aboga porque los médicos deben centrarse en el tratamiento integral de cada paciente, en lugar de tratar de forma aislada su enfermedad.

Tanto su experiencia vital como los estudios realizados y las conclusiones médicas alcanzadas por Still dieron forma a la base de un nuevo enfoque médico: la medicina osteopática. La primera escuela de medicina osteopática la abrió el propio Still en la ciudad de Kirksville, en 1892.

Beneficios de la osteopatía visceral

Beneficios de la osteopatía visceral

 

En la entrada de hoy vamos a aproximarnos hacia el concepto de osteopatía y, en concreto, profundizaremos sobre su aplicación específica en zonas como el estómago, los intestinos, el hígado, etc. La osteopatía es un método de sanación holístico, de forma que actúa sobre la totalidad del cuerpo. Así, los osteópatas no se concentran únicamente en tratar el problema que presenta el paciente, sino que, a través de técnicas manuales, equilibran los distintos sistemas del organismo, favoreciendo un estado de salud general óptimo.

 

A menudo desconocemos la importancia que las vísceras juegan en nuestro bienestar y calidad de vida. Todas ellas poseen dos tipos de movimiento (el motivado por la inspiración-espiración y el generado por el propio órgano) que cuando no se dan de forma óptima pueden tener como consecuencia un empeoramiento del estado de salud, al disminuir su capacidad de funcionamiento.

 

Las vísceras se encuentran sujetas a la estructura ósea del organismo mediante los ligamentos y las denominadas fascias (tejido conectivo que se extiende por todo el cuerpo como si se tratase de una red en tres dimensiones). Y asimismo, están unidas entre ellas y presentan una conexión muy cercana con el músculo diafragma.

 

La osteopatía visceral incide, a través de la manipulación de esos órganos y el empleo de técnicas específicas, sobre su movilidad y movimiento, suprimiendo la rigidez de los tejidos y estimulando su buen funcionamiento.

 

Un enfoque integrador para la evaluación y el tratamiento de un paciente requiere una evaluación de las relaciones estructurales entre las vísceras y sus uniones fasciales o ligamentosas en el sistema músculo-esquelético. En este sentido, hay que puntualizar que las tensiones en el tejido conectivo de las vísceras pueden estar motivadas por distintos factores como cicatrices quirúrgicas, adherencias, enfermedades, una mala postura o lesiones específicas.

 

Estas tensiones anormales pueden impedir el movimiento natural de los órganos y generar una irritación crónica que puede dar lugar a problemas funcionales y estructurales. Además, con el paso del tiempo se pueden ver modificadas las estructuras corporales cercanas (por ejemplo, una adherencia alrededor de los pulmones podría alterar el movimiento de la costilla, que podría desequilibrar a su vez la columna vertebral), ya que una pequeña disfunción puede magnificarse por sus miles de repeticiones diarias.

 

Una persona con dolor crónico puede tener irritaciones y áreas sensibles no sólo en el sistema músculo-esquelético (incluyendo las articulaciones, los músculos, fascia y discos), sino también en los órganos viscerales y sus tejidos conectivos (incluyendo el hígado, el estómago, la vesícula biliar, los intestinos y glándulas suprarrenales).

 

Cómo se practica

La osteopatía visceral se basa en la aplicación específica de la fuerza manual, de una forma suave, para fomentar la movilidad normal, el tono y el movimiento de las vísceras y sus tejidos conectivos. Estas manipulaciones ejercidas por el osteópata mejoran tanto el funcionamiento individual de los órganos como la integridad estructural de todo el cuerpo.

 

Todo tipo de pacientes

En general, la osteopatía trata y previene distintas patologías. Pacientes que se presentan con dolores de cabeza, problemas de espalda, cuello y dolor en el talón o el pie, ciática, calambres en las piernas, codo de tenista y lesiones por esfuerzo repetitivo. Otras patologías que pueden presentar una significativa mejoría con esta práctica son el asma, la artritis, problemas digestivos, el síndrome del túnel carpiano, latigazo cervical y problemas de postura.

 

Además, los profesionales de la osteopatía ofrecen a sus pacientes consejos de prevención, tales como ejercicios de estiramientos, técnicas de levantamiento, claves para mejorar la postura, la respiración y la reducción del estrés. La intervención temprana de un osteópata puede mejorar la calidad de vida de un paciente y prevenir futuros dolores o problemas de salud.

Medicina Tradicional China

Medicina Tradicional China: Acupuntura y más

 

El micro está en el macro…

¿Quién ignora hoy en día que la medicina tradicional china es milenaria? Milenaria sí, pero no obsoleta. Esta viva.

El mundo no para de cambiar, estamos sometidos a ritmos a veces frenéticos, y el entorno se vuelve agresivo en ocasiones.

Pero nuestra esencia no cambia, nuestra estructura energética tampoco, nos sostienen en la profundidad sean cuales sean las variaciones externas. Nuestros cuerpos, nosotros, conglomerado de materia y espíritu, emociones y sensaciones permanecen idénticos en lo genuino; tejidos en una trama muy fina, que cose la dexteridad de una mano sin forma y sin nombre dibujando redes para generar una estructura autónoma e interdependiente.

A nosotros los acupuntores nos toca entender esas redes, descifrar e interpretar sus desequilibrios para cuando las púas psíquicas o físicas deshilachen la trama por donde pasan nuestra energía, sangre y pensamientos dejándonos desnudos y desprotegidos en la ubicación del roto o descosido.

Redes, canales, meridianos de energía, resonadores, puntos y aguja. Podemos tocar!

De nuevo una aguja para unir lo que no se puede separar.

Punto de conexión para seguir nutriéndonos de nuestro interior embebido del entorno.

Ya toca hablar del yin y del yang.

Lo encuentro arriba, lo encuentro abajo, también a dentro y por supuesto a fuera.

¿Dentro? ¿Fuera?

En realidad los antiguos chinos percibían a los seres humanos como un microcosmos del universo que les rodeaba, influidos por las mismas fuerzas primitivas que motivaban el macrocosmos.

Se imaginaban a sí mismos como parte de un todo no dividido llamado TAO, esa misma mano sin nombre ni forma, invisible pero que no para de crear, destruir y transformar.

Un continuo singular de relaciones dentro y fuera. Este pensamiento precede a la disección de la mente, del cuerpo, del hombre, y de la naturaleza que la cultura occidental impuso a posteriori.

Uno mismo integrado e interrelacionado, como participante activo de un sistema en el proceso continuo de la transformación.

Los filósofos y médicos chinos estudiaron la naturaleza durante miles de años y adivinaron como interactuar con ella para cultivar y guiar el Qi, la sustancia y fuerza que anima la vida.

El concepto chino de Qi simboliza la vida en todas sus formas: pensamientos, emociones, tejidos, sangre, vida interior y expresión exterior.

Dentro de esta visión inclusiva, lo sutil, lo efímero e invisible es tan significativo como lo visto, palpable y medido.

Cuidar del espíritu humano no es menos esencial ni real que cuidar de su estructura.

Y para los antiguos, uno de los principios fundamentales de la sabiduría, era entender que cuidar era mantener el orden en vez de corregir el desorden.

Así que la vida no puede separarse de la forma en que se manifiesta, y la manifestación puede ser coherente o incoherente pero dentro del caos busca reorganizarse por sí misma. Cuando le prestamos una ayuda, sea con la técnica acupuntural o bien con otra técnica que respete este principio de transformación, equilibrio parece que la vida nos abraza con un aliento de alivio, dentro y fuera para seguir mutando, mutando…..

 

Carole Márquez Alcaraz.